«Ya se ve un cambio positivo en los centros educativos»

El consultor internacional y Dr. en Educación David Aronofsky estuvo un mes en Uruguay evaluando el Programa de Especialización en Liderazgo, Gestión e Innovación Educativa de la Universidad de Montevideo. El programa está dirigido a directores de centros educativos públicos y privados de todo el Uruguay, tanto de educación inicial, primaria como secundaria. El 100% de ellos son becados gracias al aporte de ReachingU.

La consultoría se realizó gracias al apoyo de la Comisión Fulbright, institución que patrocinó el trabajo de Aronofsky bajo su “Programa de Especialistas”. 

 

Fue seleccionado por la Comisión Fulbright para evaluar el Programa Directores de Excelencia que ReachingU co-creó junto con la Universidad de Montevideo (UM). ¿Por qué le interesó participar en este proyecto?
Me enteré del proyecto en abril pasado cuando Fulbright contactó a expertos para ver quién podría estar interesado y disponible para participar. Soy docente visitante de la Facultad de Derecho de la UM desde 2001 y conozco muy bien la universidad, aunque no tanto la Facultad de Humanidades y Educación. También conocía el posgrado para directores porque los últimos años he estado dirigiendo el programa de la Comisión Fulbright de Uruguay en los Estados Unidos, y conocí a varios directores uruguayos de esta primera generación cuando viajaron en febrero de 2018 a mi país. Vi que el proyecto requería un Doctorado en Educación, experiencia en programas de postgrado de preparación de directores de centros educativos y fluidez en español.
Durante muchos años fui profesor adjunto del Departamento de Liderazgo Educativo en la Universidad de Montana y di clases a cientos de directores de escuelas y otros administradores escolares en mis cursos de posgrado. También participé en el proceso de acreditación del programa de certificación de directores de Montana y ayudé a desarrollar los requisitos legales de ese estado para dirigir centros. Gracias a esa experiencia profesional me ofrecieron el proyecto y lo acepté con mucho gusto.

 

Estuvo trabajando en Montevideo durante un mes. ¿Cuáles fueron sus primeras impresiones sobre el programa para directores en la UM?
Había estudiado el programa durante dos meses antes de llegar a Montevideo, por lo que estaba familiarizado con él. Además había conocido a los tres directores del posgrado que visitaron Texas becados por Fulbright. Tengo la mayor consideración por estos educadores. Ahora que conozco personalmente a los 30 estudiantes del programa, puedo decir que se encuentran entre los profesionales educativos más dedicados que he conocido.

 

¿Hay algo que le llamó especialmente la atención sobre este programa?
Los aspectos de la práctica profesional del programa son casi idénticos a lo que requieren los programas de Estados Unidos. Lo que realmente me llamó la atención fue el currículum y los componentes de la experiencia práctica, porque el programa incluye cursos que no solemos ver en programas similares de Estados Unidos; por ejemplo, Educación Emocional y Neurociencias. Cuando empecé a entrevistar a los estudiantes del programa me di cuenta de la importancia de estos cursos en Uruguay, porque realmente ayudan a los directores a conocer mejor a sus estudiantes, especialmente los estudiantes en riesgo.

 

Treinta directores de centros públicos y privados, tanto de Montevideo como en el interior del país, recibieron una beca completa para desarrollar y fortalecer su formación profesional. ¿Cómo ve su compromiso con el programa?
Sin excepción, estos 30 educadores están fuertemente dedicados a su trabajo, así como a los estudiantes, maestros y personal de apoyo en sus centros. También han desarrollado un fuerte sentido de compromiso con el programa.

 

Considerando su experiencia en el campo, ¿cuál es el impacto de un programa como el que evaluó?
Ya se ve un cambio positivo en los centros educativos. Esos cambios son emocionantes y ya están haciendo una diferencia, que continuará aumentando con el tiempo.

 

En comparación con otros países que visitó y programas que evaluó, ¿cómo describiría la situación actual de Uruguay en términos de capacitación de directores y docentes?
Esto depende del país y la región. La educación y formación de directores están muy desarrolladas en Estados Unidos, porque esto está controlado por leyes y regulaciones, así como por la acreditación del programa.
En América Latina, Chile actualmente lidera la región gracias a una ley de 2011 que exige capacitación intensiva a todos los directores de centros. Colombia también tiene un programa de preparación de directores a gran escala. Uruguay parece estar comenzando con programas como el que ReachingU está apoyando.
Con respecto a la formación docente, tengo experiencia directa con muchos profesores uruguayos de escuelas públicas que han estado en los Estados Unidos a través del programa Fulbright y todos ellos están muy bien preparados. Cuando participan en las aulas de Estados Unidos, los uruguayos hacen un trabajo excelente.
Una de estas docentes uruguayas regresó a Estados Unidos para obtener su maestría y doctorado en Liderazgo Educativo y recibió un premio como estudiante destacada por la Facultad de Educación. Esta profesora recibió su formación en Uruguay y enseñó en algunas de los liceos públicos más difíciles de Montevideo. Uno de sus profesores me dijo recientemente que contrataría a todos los profesores uruguayos que pueda en base a esta experiencia.
A todos los directores uruguayos con los que he trabajado en este mismo programa Fulbright les ha ido muy bien en sus escuelas anfitrionas de Estados Unidos. Los han evaluado a todos muy bien.

 

-Desde su punto de vista, ¿cuál es el rol que una organización como la nuestra debería tener en la educación?
ReachingU es digna de admiración por este programa y por las otras iniciativas que apoya. Las fundaciones filantrópicas juegan un papel importante en muchos países, incluido el mío, en la promoción de un cambio educativo positivo.

 

-Nuestra cartera de proyectos es dinámica y responde a las tendencias y desafíos que enfrenta la educación hoy en el Uruguay y el mundo. ¿Qué consejo nos daría respecto a dónde enfocar nuestros esfuerzos?
Sigan centrándose en los directores. La investigación muestra que los directores hacen la diferencia en la calidad de nuestras escuelas.

 

Estamos viviendo una era de cambio constante e imprevisibilidad. Debido a esto, la educación está en el centro del debate público. ¿Cuál cree que será el futuro de la educación y el aprendizaje?
Siempre tendremos la necesidad de educación de calidad y oportunidades de aprendizaje, sin importar los cambios que se sucedan. Soy muy optimista sobre el futuro de la educación como el catalizador que nos impulse a aprender lo que necesitamos saber para convertirnos en miembros productivos de las comunidades en las que vivimos.